Atraído por el desafío de continuar con sus estudios en un país extranjero, Joel Pérez Olivos, egresado de Ingeniería Comercial de la Universidad Andrés Bello (UNAB), se aventuró y decidió postular a la convocatoria “Becas para la República Popular China”, organizada por el Centro de Estudios Latinoamericanos sobre China (CELC) y la Dirección de Innovación y Transferencia Tecnológica (DITT) de la UNAB en 2016, gracias al apoyo de la Embajada de la República Popular China en Santiago.

En septiembre pasado Joel viajó a Xi’an, China, iniciando así un viaje que describe como único. Abajo él comparte su particular experiencia como estudiante de un MBA en Xi’an Jiaotong University, China.

MBA en China: Expectativas vs. Realidad

china1En el contexto global en el que nos desenvolvemos los profesionales de hoy, una de las cualidades más valoradas en el mercado laboral es la capacidad de adaptarse y desenvolverse de la mejor manera en diversas situaciones, más aún en aquellas que son críticas o adversas.

Es por ello que al tener la opción de venir a estudiar a China, consideré que era el escenario indicado para examinar mi capacidad de adaptación a situaciones difíciles. Y es que en Xi’an no sólo estamos exactamente en la parte opuesta del mundo en comparación a nuestro país, sino que los detalles más pequeños al enfrentar una cultura tan distinta a la chilena pueden resultar una aventura.

En cuanto a mi experiencia, siento que aún a las universidades chinas les falta mucho por mejorar en terminos de administración. Como todo en China, el crecimiento de la población estudiantil universitara ha sido explosivo en los últimos años, y no han sabido responder de la forma más adecuada, mas bien, se han visto sobrepasados. Sin embargo, eso no ensombrece la experiencia, pues se cuenta con profesores de excelencia que tienen un amplio currículum y que se dedican de lleno a la educación. Es normal que tengan variadas publicaciones, todos tienen al menos un Magíster en su área de especialización, y una buena cantidad también cuenta con un Doctorado, lo que enriquece mucho la experiencia de aprendizaje.

En cuanto a Xi’an, es una ciudad que seduce por el contraste entre lo moderno y lo histórico, lo que la transforma en una ciudad ideal para estudiar. No tiene el ajetreo de grandes ciudades como Shanghai o Beijing, pero si tiene la escencia de lo que es China hoy y de lo que fue ayer. Por otro lado, están los inconvenientes de la severa contaminación y que nadie en las calles habla inglés.

china4Finalmente, el ambiente estudiantil de la universidad tiene una gran riqueza multicultural. Gracias a esta experiencia hoy tengo amigos de los más diversos rincones del mundo.

Compañeros de Ucrania, Serbia, Nigeria, Kenia, Malasia, Corea, Bangladesh, Pakistán (que constituyen toda una colonia conquistadora en China), entre otros, hacen que una simple lluvia de ideas se transforme en una experiencia completamente diferente a la que uno enfrenta en Chile, debido a los aportes académicos y culturales que cada uno de los estudiantes aporta. Con ellos compartí mi cumpleaños, que ahora sé que coincide con el día de la independencia de Letonia, la navidad y año nuevo.

Respecto a los estudiantes chinos, jamás encontrarás a alguien más amable y atento. Una vez que le pidas ayuda, te seguirá hasta que todo esté resuelto, pues la carencia del idioma se suple con la falta de timidez y su buena voluntad, además de ser un gran ejemplo de disciplina y perseverancia.