El Director del Centro de Bioinformática y Biología Integrativa (CBIB) de la U. Andrés Bello fue invitado a exponer en la más reciente versión de estos encuentros dirigidos a ejecutivos relacionados con el desarrollo de innovación, realizado el 26 de julio. 

Escrito por María José Marconi

_mm_5759En su versión más reciente, acogida en el campus Antonio Varas de la Universidad Andrés bello, el invitado a exponer fue el Dr. Danilo González, Director del Centro de Bioinformática y Biología Integrativa (CBIB) de nuestra casa de estudios. Su charla versó sobre las más recientes aplicaciones de la bio-nanotecnología en diversos campos como la medicina, agricultura, entre otros ámbitos de la vida moderna.

Sobre la realización de esta charla, el Dr. González indicó que para fortalecer la proliferación de la innovación en Chile, se requieren de espacios donde se dé una discusión cercana entre quienes desarrollan investigación y el mundo empresarial y de los innovadores. “Hay que generar confianzas entre ellos, y que vean que las universidades estamos haciendo un trabajo aplicado; que los científicos no solamente estamos abocados a la ciencia básica -que es también muy relevante-, sino que la hemos podido hacer bajar a la aplicación“, sostuvo.

Nanociencia aplicada

Luego de un espacio para networking entre los asistentes -socios del Club de Innovación-, se dio paso a la charla del Dr. González, cuya primera parte se enfocó en los principios de la innovación basada en ciencia: Necesidad, Aproximación, Beneficio y Costo. Mientras la ciencia se concentra en la aproximación, la innovación atiende la necesidad y el beneficio práctico; así, ambas se complementan.

A modo de referencia, expuso el ciclo iterativo que sigue una entidad dedicada a la investigación como lo es el CBIB, que consta de un evento experimental inicial, la evaluación teórica (en este caso, simulaciones de bioinformática molecular), la generación de una hipótesis y la validación experimental. En este círculo, la innovación deviene al surgir nuevos conceptos.

NanotechnologyPosteriormente, relató a los asistentes diversos ejemplos recientes, aplicaciones y productos obtenidos gracias al desarrollo de esta técnica en los cuatro laboratorios del CBIB, labor que se desprende del pilar conceptual de la nanotecnología relacionado con la aparición de nuevas propiedades de los materiales cuando se los lleva a escala nanométrica.

Algunos de estos usos han sido el desarrollo de nanopartículas fluorescentescon potencial para la producción de paneles solares, dispositivos optoelectrónicos, entre otros, y la creación de biopolímeros que funcionan como sistemas de administración de fármacos; técnica útil tanto para la medicina humana como para el tratamiento de animales en, por ejemplo, la industria porcina o salmonera.

Asimismo, en el CBIB se generó una técnica para encapsular gases de uso agrícola en biopolímeros y un sistema para su liberación controlada en forma de polvo. Esta tecnología permite aumentar el uso de compuestos orgánicos, biológicamente inocuos, para proteger a los cultivos por tiempos prolongados, controlar la generación de hongos, retrasar la maduración, entre otras posibilidades.

La exposición repasó también otros avances como la encriptación y almacenamiento de información en ADN, las nanoburbujas y sus múltiples usos, entre otras aplicaciones que continúan empujando los límites del conocimiento y aportando nuevas herramientas en distintas áreas, en colaboración con las personas y entidades dedicadas a la innovación científica y tecnológica.